La respuesta es… ¡42!


El 29 de Abril del 2005 se estrenó una adaptación cinematográfica de The hitchhiker’s guide to the galaxy o La guía del viajero intergaláctico. Quienes están familiarizados con la radionovela, el cómic, los libros, la película o, finalmente, con el internet, seguro se han encontrado con que “la respuesta al sentido de la vida, el universo y todo lo demás” es, curiosamente, 42. Incluso el buscador Google devuelve “42” cuando se busca “the answer to the ultimate question of life, the universe and everything“.

¿Qué tiene de especial el 42? Pues no mucho: el número 42 es un número prónico u oblongo. Esto significa que se puede obtener como producto de multiplicar dos números enteros sucesivos. El número 42 es oblongo porque:

6*7=42

hasta ahora nada sorprendente, porque al igual que el 42 hay muchos números prónicos (de hecho, hay un número infinito de números prónicos porque hay una sucesión infinita de números enteros). El 42 además de ser oblongo es un número primario pseudoperfecto. Para entender esto, habrá que descomponer al 42 en sus divisores primos, es decir, en los números primos (aquellos que sólo pueden dividirse entre ellos mismos y el 1) que multiplicados dan como resultado al 42. Los factores primos de 42 son los números primos 2, 3 y 7 porque:

2*3*7=42

dado que el 42 tiene sólo tres divisores primos y todos ellos son diferentes entre sí, el 42 también se considera un número esfénico. Ser un número esfénico es menos probable que ser un número oblongo, pues sólo se puede ser esfénico si al descomponer a un número en sus divisores primos hay tres y nada más que tres (no dos, ni cuatro: tres) factores primos y que además tienen la particularidad de que los tres factores son diferentes entre sí. El 42 es el segundo número esfénico, siendo 30 el primero pues 30=2*3*5. Pero habíamos dicho que el 42 es un primario pseudoperfecto. Esto significa que si sumamos el inverso de sus factores primos más el inverso del número que estudiamos (el 42), el resultado que se obtiene es 1:

\frac{1}{2} + \frac{1}{3} + \frac{1}{7} + \frac{1}{42}

= \frac{21+14+6+1}{42}

= \frac{42}{42}=1

La probabilidad de ser un número primario pseudoperfecto es mucho más chica que la de ser oblongo o ser esfénico, pero no es nada del otro mundo: el 6 es un primario pseudoperfecto porque   1/2 + 1/3 + 1/6 = 1, el siguiente número primario pseudoperfecto es el 42, y luego del 42 la cifra salta hasta el 1,806. Como vemos, ser un primario pseudoperfecto es cada vez más dificil (los siguientes números primarios pseudoperfectos son 47 058; 2 214 502 422; 52 495 396 602 y 8 490 421 583 559 688 410 706 771 261 086 ¡éste último ya ni sé cómo se lee!).
Pero acá no acaba la cosa. El dispositivo electrónico en el que estás leyendo esta información utiliza como base un sistema binario, es decir, un sistema basado en dos estados. Estos estados se representan como 0 y 1, aunque en realidad una computadora “percibe” estos estados como dos niveles diferentes de voltaje (particularmente como apagado y encendido). En un lenguaje binario, el 42 puede representarse como una sucesión de tres dieces, o lo que es lo mismo, una sucesión alternada de unos y ceros:

42_{10} = 101010_{2}

El diez se utiliza en las escuelas latinoamericanas como la calificación máxima, aunque en la Olimpiada Internacional de Matemáticas (OIM) la calificación perfecta es 42. No sé si el puntaje máximo en la OIM sea mera casualidad o se escogió deliberadamente, lo que sí sé que es casualidad es lo siguiente: si a cada letra del alfabeto en inglés (es decir, excluyendo a la ñ) le asignamos un valor numérico siendo la A=1, B=2, …, Z=26, y si sumamos los números que se obtienen con la palabra “Math” (matemáticas), la respueta es nada más y nada menos que… ¡42!. Sólo para ser aguafiestas, 42 es también el resultado de sumar el puntaje que se obtiene con la palabra T.V., pero aunque la TV y las matemáticas tienen el mismo valor en este caso, este argumento no debe utilizarse nunca para comparar el valor y la importancia de las matemáticas con el ¿valor? de la programación televisada.

¿Y tanto argüende para qué? ¿Por qué no mejor le preguntamos a Douglas Adams, el autor de La guía del viajero intergaláctico para saber por qué la respuesta al sentido de la vida, el universo y todo lo demás, es 42? Pues eso, que ya le preguntaron y contestó decepcionando a medio mundo:

“La respuesta a esto es muy simple. Fue una broma. Tenía que ser un número; un número común, pequeño… y escogí ese. Aquello de la representación binaria, los números en base 13, los monjes tibetanos, ¡esas explicaciones son un sinsentido!. Me senté en mi escritorio, observando a mi jardín y pensé “será el 42″. Y lo teclée. Fin de la historia.”

En fin, la obsesión por el número 42 fue tanta desde la publicación de La guía del viajero intergaláctico que Adams se inventó un acertijo para el cual la respuesta era 42 pero la pregunta no se conocía (de manera similar a lo que ocurre en la guía del viajero intergaláctico). Respecto a la recepción de este acertijo, la cual fue bastante precaria, Adams comentó:

“Todo mundo estaba buscando mensajes ocultos y acertijos y significados en lo que yo había escrito (por ejemplo, “¿es significativo que 6*9=42 en base 13?” como si tal cosa). Así que pensé que sólo para variar construiría un acertijo y esperaría a ver cuánta gente lograba resolverlo. Por supuesto, nadie le prestó ni la más mínima atención. Yo pienso que eso es terriblemente significativo.”

Hay un montón de otras curiosidades sobre el número 42: por ejemplo, 42° es el ángulo crítico para poder observar un arcoíris; es también el tiempo en minutos que tomaría atravesar la Tierra si nos dejáramos caer en un túnel que atravesara al planeta por su centro (lo que se conoce como un “tren gravitatorio”) y si ese túnel careciera de fricción; 42 son las maneras en que se puede dividir a un heptágono en triángulos usando líneas diagonales que no se corten entre sí, y por lo tanto, el 42 es considerado un número de Catalán; si sumamos los dígitos de 42 obtenemos 6, que como hemos visto es un divisor entero de 42 y es también el número de brazos que tiene un asterisco clásico (aunque actualmente algunos asteriscos se dibujan con 5 u 8 brazos) y el asterisco (*), por cierto, puede obtenerse si se pulsa ALT+42… ¿y tú, conoces otras peculiaridades de este número? si es así, compártela en los comentarios.

¡¡Hasta la próxima!!

Anuncios

Acerca de RodAG_

Casado con la ciencia (pero tengo un affair con las artes). Apuesta: eLearning, Open Access/Source. Sharing is caring. @RodAG_ en twitter.
Esta entrada fue publicada en Ciencia. Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a La respuesta es… ¡42!

  1. torruso dijo:

    los seres pandimencionales de la novela tenian apariencia de ratones, pues los ratones tienen 21 pares de cromosomas los cuales dan 42

    Me gusta

    • RodAG_ dijo:

      Hey, torruso, ¡gracias por tomarte el tiempo para comentar!
      Sí, los seres pandimensionales que crearon a Deep Thought tienen una manifestación tridimensional como ratones, pero son las ratas las que tienen 21 cromosomas, los ratoncitos sólo tienen 20.
      De cualquier manera, ratón… rata, es casi lo mismo, ¡buena observación!

      Me gusta

  2. paola dijo:

    Tienes razón con lo que mencionas de la película Guía del viajero intergaláctico por lo del acertijo, esta adaptación del libro es de mis favoritas, pues creo que le es fiel.

    Me gusta

¡Tu opinión me interesa!:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s