El clítoris interno.


Considera lo siguiente: En más de cinco millones de años de evolución humana, solamente se originó un órgano cuyo único propósito es proveer placer- el clítoris. El clítoris no se requiere para la reproducción. El clítoris no es atravesado por la uretra, a diferencia del pene, y por lo tanto, no orina. Su única función, su maravilloso y singular propósito, es hacer que una mujer se sienta bien.

Tristemente, es justo porque el clítoris no tiene otra función además de proporcionar placer femenino que los científicos se han rehusado a estudiarlo tan intrincadamente como lo han hecho con el pene. En mi última entrada escribí acerca de la Princesa Marie Bonaparte y su revolucionario trabajo sobre el orgasmo femenino. Había, sin embargo, una pieza relevante de información de la que ella carecía porque la ciencia aún no lo había descubierto: el verdadero tamaño y alcance del clítoris.

 Pídele a la próxima persona que te encuentres que te diga en dónde está localizado el clítoris. Habiendo formulado esta pregunta a otros muchas veces, supongo que la mayoría de las respuestas que recibirás sonarán algo como: “es un pequeño bulbo en la parte superior de mis labios [vaginales]” o, “es el botón que se encuentra debajo del prepucio femenino”. Y aunque estas respuestas no son estrictamente incorrectas, la verdad es que la mayor parte del clítoris se encuentra, de hecho, dentro de la pelvis. Esto es, el clítoris es mucho más interno que externo. Incluso la mayoría de las mujeres a las que les doy asesoría, las cuales son mujeres bien informadas sobre su propio cuerpo, reaccionan con una combinación de fascinación y confusión cuando les explico que el clítoris se prolonga profundamente dentro de ellas.
El nombre científico para el “botoncito” externo o “bulbo” es glande. No debe ser confundido con glándula, glande simplemente significa pequeña masa circular. Esta pequeña estructura contiene aproximadamente 8,000 fibras nerviosas sensoriales, más que cualquier otra parte del cuerpo humano y ¡casi dos veces más que la cantidad que se encuentra en la cabeza del pene! A partir de la lectura de su trabajo, es claro que Marie Bonaparte pensó erróneamente que el clítoris estaba compuesto únicamente por el glande y, debido a que es extremadamente sensible y que es la única parte que se puede ver del órgano, esta confusión aún puede encontrarse en muchas mujeres contemporáneas. El hecho es, sin embargo, que la mayoría del clítoris es interno y consiste en dos cuerpos cavernosos, dos crura (en singular, o crus en plural) y el vestíbulo clitoral.
El glande está conectado al cuerpo del clítoris externo, el cual está compuesto de los cuerpos cavernosos. En estado de erección, el cuerpo cavernoso circunda a la vagina por ambos lados, como si la estuvieran arropando en un gran abrazo.
El cuerpo cavernoso se extiende más, bifurcándose de nuevo para formar la dos crura. Estas dos extremidades se extienden hasta 9 cm, apuntando hacia los muslos en estado de reposo y encogiéndose hacia la columna vertebral en estado de erección. Para imaginarte a la crus en estado de reposo, trata de visualizar una horquilla que se junta en el cuerpo del clítoris, en donde se une a la sínfisis pélvica (una sínfisis es un tipo especial de articulación compuesta de cartílago).
Cerca de cada crura, en cada lado de la apertura vaginal, se encuentran los vestíbulos del clítoris. Los vestíbulos son internos y se ubican debajo de los labios mayores. Cuando los vestíbulos se llenan de sangre presionan a la apertura vaginal ocasionando que la vulva se expanda hacia afuera. Si excitas a los vestíbulos del clítoris tendrás una vagina más estrecha y ávida para explorar.


¿Qué significa todo esto? Bueno, para empezar, podemos poner fin a ese debate arcaico sobre los orgasmos vaginales vs. los orgasmos clitorianos.
En 1953 Kinsey escribió: “Las paredes vaginales son muy insensibles en la gran mayoría de las mujeres… no hay evidencia de que la vagina sea la úica fuente de excitación sexual, o incluso, de que sea la fuente primaria de excitación sexual en ninguna mujer.
Después, en 1970, Germaine Greer publicó “La mujer eunuco” [The female Eunuch], en el cual hacía mofa de la teoría de Kinsey. Ella escribió: “es un sinsentido decir que una mujer no siente nada cuando un hombre está moviendo su pene dentro de la vagina. El orgasmo es cualitativamente diferente cuando la vagina se contrae al rededor del pene en vez de al rededor de un espacio vacío.
Curiosamente ambos estaban en lo correcto. La vagina no es la única fuente de la excitación sexual. Aunque para estimular el clítoris interno puedes manipular, desplazar y explorar la vagina con un pene o con otro aparato muchas mujeres pueden llegar solas al orgasmo sin siquiera insertar nada dentro de ellas. Lo que hacen es erectar a su clítoris interno estimulando su glande, bulbos y crus al frotarse a sí mismas exteriormente. El cuerpo cavernoso es el tejido eréctil adicional que abarca a la vagina y es extremadamente erógeno cuando se estimula internamente.
Debemos recordar también que el orgasmo femenino no se trata únicamente del clítoris ni de la vagina. Es mucho más complejo e involucra el trabajo sobre múltiples nervios, tejidos, músculos y reflejos, además de esfuerzo mental. Algunas mujeres pueden llegar al orgasmo sólo con el pensamiento. Otras pueden alcanzar el orgasmo únicamente mediante la contracción de sus músculos pélvicos. Considerando a todos los componentes involucrados, además de la variabilidad de seres humanos y su anatomía, es en extremo importante recordar que no hay dos personas iguales. Lo que funciona para una mujer podría no funcionar para otra. En otras palabras, todo es a medida del cliente.
Lo que realmente me hace enloquecer es la vasta cantidad de desinformación que existe en los libros de texto, en las guías médicas profesionales y en el Internet. Toma por ejemplo uno de mis libros de licenciatura titulado “Entendiendo la sexualidad humana” en el cual clítoris se mostraba como si únicamente fuera el glande. La triste realidad es que no fue sino hasta 1990 que los investigadores comenzaron a utilizar la técnica de imagen por resonancia magnética (MRI) para estudiar la estructura interna del clítoris. Para entonces, los intrincados detalles del pene ya era bien conocidos.
La urólogo Helen O’Connell del Royal Melbourne Hospital se propuso entender mejor la microscópica red de nervios del clítoris mediante el uso del MRI, algo que ya se había hecho para los hombres con respecto a su aparato sexual desde los 70. En 1998 O’Connell publicó sus descubrimientos e informó a la comunidad médica mundial sobre el verdadero alcance y tamaño del clítoris. Irónicamente, el mismo año los estadounidenses comercializaron viralmente el Viagra para curar la disfunción eréctil.
En 2005 la Sociedad Urológica Americana publicó uno de los reportes de la Dra. O’Connel sobre la anatomía del clítoris. En ese reporte se puede leer: “La anatomía del clítoris no ha sido estable a través del tiempo como se esperaría. En mayor medida, su estudio ha estado dominado por factores sociales… algunos libros recientes de anatomía omiten una descripción del clítoris. En comparación, muchas páginas están dedicadas a la anatomía peniana.” El reporte también menciona cuán imposible, aparentemente, es entender la estructura interna del clítoris con sólo un diagrama pues varios son necesarios para tener un entendimiento comprensivo de este órgano.
No fue sino hasta hace poco, en el 2009, que los investigadores franceses Odile Buisson y Pierre Foldés le dieron al mundo médico la primera ecografía completa y en 3-D del clítoris estimulado. Ellos llevaron a cabo este trabajo durante tres años sin ningún financiamiento propiamente dicho. Gracias a ellos es que ahora entendemos cómo el tejido eréctil del clítoris se ensancha y rodea a la vagina, un parteaguas en la medicina que explica cómo lo que una vez consideramos “orgasmo vaginal” es, de hecho, un orgasmo del clítoris interno.
El Dr. Foldés ha realizado cirugías a pacientes que sufrieron de ablación del clítoris, devolviendo el placer a más de 3,000 pacientes mutiladas. Él también se enfurece por la falta de estudios sobre el clítoris:
“Cuando yo regresé a Francia para tratar a pacientes con mutilación genital, estaba sorprendido de que nunca se hubiera intentado. La literatura médica nos cuenta la verdad sobre nuestro repudio hacia las mujeres: Por tres siglos hubo miles de referencias acerca de las cirugías de pene, pero nada sobre el clítoris excepto por algunos casos dermatológicos o de cáncer, y absolutamente nada para restaurar su sensibilidad. La sola existencia de un órgano de placer es negada médicamente. Actualmente, si miras los libros de anatomía que todos los cirujanos tienen sólo encontrarás dos páginas sobre el clítoris. Realmente hay una mutilación intelectual.”

Así que allí lo tienen. Como si toda la represión, la influencia cultural, la culpa, los traumas de la infancia y el miedo de ser nosotros mismos nuestro centro en la sociedad no fuera suficiente, también tenemos a la política médica que nos mantiene en la oscuridad. La buena noticia es que investigadores como el Dr. Buisson, el Dr. Foldés y la Dra. O’Connell están preparando el camino para alcanzar un mayor conocimiento… ¡y un mayor placer!

Ahora, para tener algo un poco menos serio y más divertido, aquí hay un vídeo de la artista y educadora sexual Betty Dodson dibujando al clítoris interno. Nota: En el vídeo el glande está etiquetado accidentalmente como glándula, pero recuerda que el término correcto es glande. ¡Que lo disfrutes!


Esta entrada fue publicada originalmente en Inglés en The Museum of Sex por Ms. M, a quien agradezco el permiso para traducir y publicar el texto en Español. Ms. M es terapeuta sexual y escribe la columna Advise from Ms. M. Síguela en twitter en @AdviceFromMS y no dudes en compartir esta entrada, ¡pasa la voz!

Anuncios

Acerca de RodAG_

Casado con la ciencia (pero tengo un affair con las artes). Apuesta: eLearning, Open Access/Source. Sharing is caring. @RodAG_ en twitter.
Esta entrada fue publicada en Ciencia y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a El clítoris interno.

¡Tu opinión me interesa!:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s