El amor y la ausencia: La ridícula idea de no volver a verte.


Entro al salón. Me dicen «Ha muerto». ¿Acaso puede una comprender tales palabras? Pierre ha muerto, él, a quien sin embargo he visto marcharse por la mañana, él, a quien esperaba estrechar entre mis brazos esa tarde. Ya sólo volveré a verlo muerto y se acabó, para siempre.”

He de confesar que pasé junto a este libro varias veces en las librerías, pero el título  me hizo no tener el interés suficiente para cogerlo. Pese a la advertencia milenaria de no juzgar a los libros por su portada, no pude escapar a un leve prejuicio mal formulado a partir del título: “seguramente es de esos libros cursis y sosos que no valen la pena”.
Hace un tiempo que por distintas ocupaciones reduje mis ratos de lectura a sólo cuentos, relatos cortos y que permiten ir avanzando sin prisa y sin compromiso. Así redescubrí a Mark Twain, me enamoré nuevamente de Haruki Murakami y abracé a Alice Munro. Pero este año había que regresar a la lectura. No es que mis ocupaciones hayan disminuido, sino que he decidido hacer espacio para perderme en el amor a las letras y encontrarme en ellas. Así que pedí sugerencias en Facebook acerca de qué libros leer. Curiosamente un amigo al que estimo me ha recomendado esta obra agregando una nota: “buena historia sobre la vida de Marie Curie”. ¿Marie Curie? ¿Y qué tiene ella que ver con un título tan aparentemente novelesco?

La ridícula idea de no volver a verte, escrito por Rosa Montero, es un libro que nace a partir de una coincidencia: mientras Montero se enfrenta a un bloqueo creativo a mitad de una novela aún pendiente, recibe el correo electrónico de una editora de Seix Barral proponiéndole escribir el prólogo para una colección de relatos cortos, en particular, para un brevísimo diario que Marie Curie escribió a lo largo de un año luego de la muerte de su compañero, Pierre. El diario, el cual se incluye al final del libro como apéndice, consta de apenas veinte páginas y retrata el dolor de Marie ante la pérdida sorpresiva de su amado. Cuando recibió ese correo, Rosa Montero llevaba un año de viuda aproximadamente. A partir de esta coincidencia, Montero hace una apropiación de la historia de Marie Curie para entretejer paralelismos entre la vida de ambas. El relato que construye es un diálogo introspectivo muy personal, lleno de historias, anécdotas y reflexiones en las cuales la vida de Marie Curie funciona como leitmotiv y guiará las letras de Montero desde el inicio y hasta el final de la obra, a veces de manera más presente, a veces de manera más sutil.

“Pierre mío, me levanto después de haber dormido bien, relativamente tranquila. Apenas hace un cuarto de hora de todo eso y, fíjate, otra vez tengo ganas de aullar como un animal salvaje.”

 Como ocurre con la vida, el libro está lleno de pasajes luminosos y sonrisas, pero también está escrito con las lágrimas que la ausencia de lo amado nos impone ante la ridícula idea de no volver a verle. Se trata de una biografía atípica, muy atípica, que sin embargo cubre la vida de Marie Curie y su entorno social de una manera sobrecogedora: desde las carencias materiales a las que Marie se enfrentó durante su infancia –y durante toda su vida–, hasta la titánica lucha por destacar en las ciencias –un círculo totalmente masculino para la época– en una sociedad machista. Hay pinceladas que retratan la vida marital de Marie, su faceta como madre, como investigadora, como luchadora social, como mujer que ama. Como mujer doliente que, sin embargo, no se permite sufrir.


Tomé el libro y desde la primera página no pude dejarlo, lo he leído a lo largo de una noche insomne y creo que no pude invertir esa ausencia de sueño de mejor manera. Es un libro que recomiendo por dos cosas: por la historia, exquisita y maravillosa, de Marie Curie –que además se desmitifica y se presenta de una manera tan humana que a veces duele–; y por la narrativa de Montero, que pese al uso de hashtags a lo largo de la obra (¿realmente eran necesarios? ¡¿hashtags en un libro?!) logra entregarnos un relato conmovedor, profundo y apasionado.

Así que allí la tienen, mi primera recomendación para este año que recién empieza. Seguramente habrá más a lo largo de este 2014, y aprovechando que has llegado hasta el final de esta entrada, quiero pedir también tus recomendaciones ¿qué título debo agregar a la lista de lecturas? ¡que este año sea de muchas letras!
¡Hasta pronto!

Anuncios

Acerca de RodAG_

Casado con la ciencia (pero tengo un affair con las artes). Apuesta: eLearning, Open Access/Source. Sharing is caring. @RodAG_ en twitter.
Esta entrada fue publicada en Arte, Ciencia, Opinión y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

5 respuestas a El amor y la ausencia: La ridícula idea de no volver a verte.

  1. Ana Cristina Fuentes dijo:

    Hola Gustavo, yo teminé el año con ese libro, me encantó, también hice una reseña:
    https://www.facebook.com/notes/cristina-fuentes/la-r%C3%ADdicula-idea-de-no-volver-a-verte/3765680956446

    Ya había leído una novela de Rosa Montero, “La historia del rey transparente” que también me gusto mucho. Por eso esperaba con ansía leer este libro.

    Deberíamos hacer un club de lectura.

    Me gusta

    • RodAG_ dijo:

      ¡Cristina!
      Acabo de leer tu reseña. Este es el primer libro de Montero que he leído y ha sido una muy grata sorpresa. De entrada, yo digo que sí al círculo de lectura.
      Muchas gracias por el comentario, ¡que vengan muchas letras!

      Me gusta

  2. Ximena García dijo:

    Gracias, bonito blog
    ya lei la ridicula idea y si me gusto, yo te recomiendo Paula (Isabel Allende)

    Me gusta

    • RodAG_ dijo:

      ¡Hola Ximena!
      Muchas gracias a ti por el comentario y el halago. Me alegra saber que también disfrutaste La ridícula idea (…). A Isabel Allende sólo la he leído con La Ciudad de las Bestias. Contigo ya son dos recomendaciones para ese libro, así que este año seguramente me tomaré un cafecito con Paula.
      ¡saludos!

      Me gusta

  3. Pingback: La seducción de las palabras | Nota Mínima

¡Tu opinión me interesa!:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s