La ciencia abre sus puertas


En ocasiones anteriores he incidido en la responsabilidad (¿o culpa?) que los científicos tenemos al mantener una brecha que separa abismalmente a la sociedad y la ciencia. Consecuencia de ello y de los diferentes arquetipos de científico loco y antisocial que se presentan en los medios de comunicación, en México los ciudadanos consideran que los profesionales de la ciencia son peligrosos y confían más en la fe, la magia y la suerte que en el conocimiento razonado, objetivo y comprobable. Afortunadamente en nuestro país tenemos organismos que se han dado a la tarea de popularizar y comunicar la ciencia (véase, por ejemplo, la dirección general de divulgación de la ciencia, la asociación civil Más Ciencia Por México, las revistas Cómo ves e Hypatia, etc.) sin embargo, las actividades que suceden dentro de un laboratorio de investigación se perciben por la gente como empañadas por un halo denso, oscuro e impenetrable. Por esta razón diversos institutos de investigación han optado por organizar días de “puertas abiertas”,

en los cuales los niños, jóvenes y adultos pueden conocer los centros de investigación y convivir de cerca con los científicos y futuros investigadores. Así, el Instituto de Biotecnología, de la UNAM, realizó el pasado 23 de Mayo el 1er Día de Puertas Abiertas. Durante esta jornada el público pudo conocer los laboratorios y las diferentes unidades de uno de los institutos de investigación biotecnológica más importantes del país. Además de conocer las instalaciones, los asistentes pudieron disfrutar de diversas actividades tales como exposiciones, conferencias, visitas guiadas, obras de teatro y demostraciones de actividades científicas.

Para algunos esta fue la primera vez que se asomaron a un microscopio.

En el Instituto recibimos la visita de más de 1200 personas que acudieron animosamente para conocer un poco del quehacer científico. La experiencia fue entusiasmante para los asistentes y, me atrevo a decirlo desde mi experiencia, también para los expositores, quienes nos dejamos sorprender por la ávida y desbordante curiosidad de los pequeños de primaria, la fascinación de los chicos de secundaria y preparatoria, y por supuesto, el interés y preocupación de los mayores ante los distintos problemas tanto ambientales como sanitarios a los que nos enfrentamos en México y el mundo.

Tuvimos la participación de gente de todas las edades, movidos todos por el deseo de saber más de lo que se hace en el Instituto de Biotecnología de la UNAM.

El esfuerzo que todo el personal del IBt imprimió en este evento fue patente en la cara de satisfacción de todos los asistentes: niños sorprendidos por haber extraído ADN a partir de fresas, sonrisas y carcajadas mientras se explicaba con una obra de teatro el esencial y antiquísimo romance entre el frijol y las bacterias del género rhizobium, diferentes maquetas que mostraron cómo está compuesta una célula y sus diferentes organelos, y los gritos de horror porque una serpiente (de peluche) escapa de una lata en una clásica broma adoptada por el stand de las tarántulas, chínches y víboras.

“La ciencia es arte”, título de la exposición fotográfica que se presentó durante el 1er día de puertas abiertas del IBt-UNAM.

Las personas que nos visitaron llegaron desde muy diversos sitios de la República: Tlaxcala, Veracruz, Puebla, Guerrero, Distrito Federal y el Estado de México, entre otros, que en conjunto pudieron disfrutar de 28 conferencias, 5 vídeos de actividades de laboratorios de investigación, 32 visitas guiadas y 24 exposiciones y demostraciones de actividades científicas. Este fue el primer evento en su tipo organizado por el Instituto de Biotecnología, y seguramente, vendrán muchos más.

¡Nos vemos en el siguiente día de puertas abiertas!

Entre tanto, los dejo con una pequeña muestra de lo que hubo en el IBt y algunas impresiones que encontré en twitter:

Quick update: El día 11 de Junio de 2014 se publicó en el diario “La Unión de Morelos” una versión de esta entrada del blog. La versión que se publicó en el diario aparece en la columna “Y sin embargo… se mueve” (página 18) y se puede descargar su versión en formato PDF aquí.

&sbnp

En el IBt se desarrolló el único antiveneno que está avalado por la FDA. Estos pequeñines que ves en la foto son causa de miles de picaduras anuales en México.

Hubo diversas actividades para niños: rally, acertijos, juegos de habilidades y otras sorpresas.

Tuvimos demostraciones del uso de robots para resolver la estructura cristalográfica de las proteínas.

Virus, células, organelos… al alcance de la mano.

&sbnp;

Mediante una obra de teatro se nos explicó cómo las bacterias y las leguminosas pueden fijar el nitrógeno atmosférico.

Recibimos a un público numeroso, entusiasta y curioso.

¡Nos visitó gente de todas las edades!

 

Anuncios

Acerca de RodAG_

Casado con la ciencia (pero tengo un affair con las artes). Apuesta: eLearning, Open Access/Source. Sharing is caring. @RodAG_ en twitter.
Esta entrada fue publicada en Ciencia, Recomiendo y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

¡Tu opinión me interesa!:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s